CURSO BÁSICO RCP+DESA

La enfermedad coronaria es la primera causa de mortalidad en los países industrializados y hasta un 50% de las muertes que originan son súbitas. Cada año en España se producen 68.500 infartos de los cuales un 30% fallecen antes de recibir una atención sanitaria cualificada. Tanto la mortalidad que provoca la enfermedad coronaria como la originada por otras situaciones de emergencia, pueden disminuir si se realizan una serie de acciones, todas ellas importantes y que configuran la denominada “Cadena de la Supervivencia”.

1. El reconocimiento precoz de los síntomas de la Parada Cardiorrespiratoria y del síndrome coronario agudo, por parte de la población, los agentes de los servicios de emergencias y, por supuesto, del personal sanitario con la activación inmediata del Sistema de Emergencias Prehospitalario.
2. La aplicación precoz y adecuada de las técnicas de Soporte Vital Básico (SVB).
3. La desfibrilación temprana.
4. El inicio rápido y adecuado de las técnicas de Soporte Vital Avanzado.

Para el funcionamiento adecuado de esta cadena de supervivencia es necesario que se impliquen en la misma todos los sectores de la sociedad y muy especialmente, los servicios de emergencias independientemente que sean de índole no sanitaria. El conocimiento de las técnicas de Soporte Vital Básico (SVB) genera un beneficio indiscutible al mejorar el pronóstico de supervivencia en cualquier caso de PCR, siempre y cuando las medidas de SVB se inicien dentro de los primeros 4 minutos del PCR y se ponga en marcha el sistema integral de emergencia incluido dentro de la “Cadena de Supervivencia”. La desfibrilación temprana es la “llave para la supervivencia” para el 80% de las paradas cardiacas extrahospitalarias, que están originadas por fibrilación ventricular, ya que por cada minuto de retraso en realizar la desfibrilación las posibilidades de sobrevivir disminuyen en un 10%. Para que la desfibrilación temprana sea posible es necesario que el conocimiento sobre la utilización de la desfibrilación semiautomática esté ampliamente difundido. Las Sociedades Científicas Nacionales e Internacionales recomiendan que la población en general, el personal de los cuerpos de primera intervención (Policía, Bomberos, Transporte Sanitario…) y los profesionales del sistema sanitario, deben estar concienciados de la magnitud del problema de las muertes inesperadas, de la importancia de la prevención y del tratamiento inicial del Paro Cardíaco.

1. OBJETIVOS
1.1 Objetivos Generales
– Disminuir la mortalidad y las secuelas que ocasionan las Paradas Cardiacas.
– Difundir las técnicas de Soporte Vital entre los posibles “primeros intervinientes” familiares de enfermos de alto riego y población en general.
– Contribuir a impulsar estrategias dirigidas a la desfibrilación temprana.
– Facilitar la integración de los “primeros intervinientes” en la cadena de supervivencia.
– Difundir normas básicas para la prevención de la enfermedad coronaria y de la muerte súbita cardiaca.

1.2 Objetivos específicos
El curso tiene por objetivo el aportar los conocimientos y las destrezas necesarios para poder realizar una primera atención de la parada cardiaca hasta el momento de la llegada de los equipos especializados. Por ello los alumnos al finalizar el curso deben ser capaces de:
• Identificar:
• Una pérdida de conciencia.
• La ausencia de respiración.
• La presentación de una parada cardiorrespiratoria.
• Alertar al 112 o al dispositivo de paradas si se encuentra en un Hospital.
• Aplicar las técnicas de RCP básica y la utilización de mascarillas para la ventilación artificial.
• Utilizar con rapidez y eficacia un desfibrilador semiautomático.
• Conocer los aspectos básicos del mantenimiento de un DEA.
• Saber cuales son los datos esenciales para el registro y control de una parada cardiaca.

2. CARACTERÍSTICAS DE LOS CURSOS
El curso está constituido por un módulo a distancia y por un módulo presencial. El modulo a distancia tiene como objeto disminuir la duración de los cursos presenciales. Con ello se logra personalizar el programa adaptándolo a la conveniencia y posibilidades del alumno, al tiempo que se disminuyen los costes y los desplazamientos. El fin didáctico del programa no presencial es proporcionar un soporte teórico suficiente que permita un aprovechamiento óptimo del taller teórico-práctico que constituye el curso presencial. Los instrumentos previstos para la fase “no presencial” son los Manuales Manual de Resucitación Cardiopulmonar con Desfibrilador Externo Semiautomático, la Guía de Soporte Vital Básico y los materiales en soporte papel para una autoevaluación y para la realización de un supuesto práctico. La documentación se remitirá a los alumnos al menos 15 días antes de la realización del curso presencial. La fase presencial del Curso se desarrolla siguiendo una metodología de eficacia ampliamente probada por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC). Esta eficacia se logra por la calificación específica del profesorado y por la utilización de los métodos y recursos docentes apropiados.